viernes, 22 de enero de 2016

DÍA INTERNACIONAL DE CONMEMORACIÓN DEL HOLOCAUSTO :" LOS SOBREVIVIENTES DESDE LA DISTANCIA INFRANQUEABLE DE SU TRAGEDIA NOS ENSEÑAN QUE LA VIDA AUN EN SUS DÍAS MÁS NEGROS Y EN SUS NOCHES MÁS DESPIADADAS ES MIL VECES BENDITA" ( 2005)

En 2005 la periodista Adriana Schettini escribió su libro “ Y elegirás la Vida”, enfatizando la fortaleza y preferencia de los sobrevivientes del Holocausto .

Schettini, colaboradora ad- honorem a partir de su obra de la Asociación de Sobrevivientes de la Persecución nazi en Argentina ( Sherit Ha Pleitá), la primera institución formada por los supervivientes en 1951, narraba lo sucedido con Julio Pitluk que al entrar exterminio de Auschwitz,  el nazismo:

”Quiso quitarle el nombre, la identidad, la vida”, explica. Fue asi que le grabaron a fuego el número 171844. Para los nazis era simplemente un número ,no una persona.

El sufrimiento de Julio, como lo llama Adriana, siempre con una cercanía que marca el respeto y admiración hacia sus entrevistados:”Sufrió el hambre, el frío, la tortura y la deshumanización”, esa “deshumanización” no fue solamente contra él, se hizo extensiva a padres, hermanos y amigos,como escribe Adriana Schettini:”Ante sus ojos, seis millones de personas fueron convertidas en humo acre que despedían las chimeneas, en cadáveres amontonados que emergían de las fosas comunes al terminar la Segunda Guerra”.

“¿Cómo, entonces, pudo volver a amar la vida?”, ¿Cómo se saca fuerzas de flaquezas para seguir adelante? se pregunta Schettini, intentando obtener una respuesta que escapa a toda lógica.

Los sobrevivientes con lo que habló Schettini: Julio Pitluk, José Rajchenberg, Salomón Feldberg, Isak Lempert, Elizabeth Marchak, Moniek Taub, Moisés Borowicz, Stella Feigin, Sarita Rosenberg, Regina Hubel vivieron en Argentina en la que en diferentes épocas se toparon con , por un lado las peripecias comunes a todos: prueba la inflación de Celestino Rodrigo, la "tablita" de José Alfredo Martínez de Hoz, el "corralito" de Domingo Cavallo; las dictaduras, la corrupción política, las crisis institucionales. Y sumado a eso el plus de una Argentina que dio refugio a nazis como Adolf Eichmann o Erich Priebke, donde volaron en pedazos la Embajada de Israel y la AMIA.

Vuelve a indagar Adriana Schettini hoy columnista de espectáculos de Clarín y excolaboradora de La Nación,. Asi como autora de dos libros donde analiza los vínculos de la sociedad y los medios de comunicación. ¿Cómo se vuelve a sonreír, a desear, a gozar y a soñar después de Majdanek o del gueto de Varsovia? ¿Cómo se confía en los pares tras haber padecido el costado más espantoso de la condición humana?.

Una respuesta a su pregunta la encontró y la plasmó en la contratapa de “Y elegirás la Vida” :” Que la vida, aun en sus días más negros y en sus noches más despiadadas, es mil veces bendita”.

Con su convivencia con los sobrevivientes, comenzó a comprender sostenía en el prólogo "Cuando empujé la hipótesis hasta el abismo último, también allí se sostenía: incluso en Ausch­witz, la gente quería vivir -dice el prólogo-. De hecho, en los campos de exterminio nazi y en los guetos casi no hubo suicidios.

En contra de los escasos suicidios, Schettini asegura que "Quien se suicidó, en los tiempos de Hitler, fue el humanismo. Por voluntad del Führer, a todos los judíos de Europa se los condenó al exterminio. No se los sentenciaba por sus acciones, ni por sus palabras, ni tan siquiera por sus pensamientos. Debían ser asesinados sólo por ser lo que eran: judíos. Y mientras el nazismo aceitaba la maquinaria mortal, el mundo lo dejaba hacer”.

"El infierno había bajado a la Tierra. Y contra todo lo esperado, quienes sobrevivieron, de milagro, a ese universo endemoniado volvieron a elegir la vida. Sacando fuerzas de flaquezas, juntaron las migajas de sus cuerpos torturados cosieron las hilachas de sus almas descuartizadas por el espanto; se cargaron el peso de los muertos al hombro, y continuaron, existencia adelante”, concede con admiración Adriana Schettini.

El título del libro toma un versículo del libro bíblico de Deuteronomio: “ Cuando pensé en este proyecto lo pensé con este título. Siempre me pareció que esa frase tenía un atractivo muy grande, que el mandato fuera elegir la vida, aparentemente parece lo más fácil y lo más obvio, si todos queremos vivir. Los seres humanos estamos desesperados porque los si todos queremos vivir. Los seres humanos estamos desesperados porque los médicos nos resuelvan como vivir 120 años. Pero a mí me parecía que había algo más profundo detrás de todo eso, cuando decimos que queremos vivir y que elegir la vida es fácil, pensamos en una vida sin dificultades o con muy pocas. Yo me empecé a preguntar,daría la impresión que la vida es siempre mil veces bendita en cualquier situación”.

Pensaba hace 10 años:" ¿Cómo había sido eso y cómo es al día de hoy y es sorprendente, es sorprendente. De gente que tendría todo el derecho de descreer de la humanidad completa desde que esto sucedió para adelante, siguen funcionando, queriendo a las personas, reconstruyendo sus vidas, alegrándose por las cosas que nos dan alegría con los muertos a cuestas porque no los pueden olvidar, porque jamás los van a poder olvidar, porque siguen escuchando, siguen viendo”.

Sacó una enseñanza Schettini con la que concluyó:” Desde la distancia infranqueable de su tragedia, los sobrevivientes nos enseñan el sentido sagrado de la vida, el valor de la vida se transmitió de generación en generación y que se sigue transmitiendo y que esa enseñanza aún en situaciones límites como las que ellos vivieron, los escuchás y finalmente todos dicen que eso no estaba en discusión, que la vida había que defenderla hasta el último minuto. Que la muerte no era una elección posible, por más que les dolía, por peor que estuvieran. Esa enseñanza creí debía ser rescatada y que las posibilidades espirituales que tuvo el pueblo judío de resistir , ahí me interesó mirar”.

“ Yo lo que quería aprender de los sobrevivientes, era esto. Me parecía que ellos tenían para dar demás de la memoria del horror que no debe ser olvidada, una lección increíble de vida”, concluyó con una combinación de encandilamiento, deslumbramiento y fascinación por los sobrevivientes


Fuentes:

"...Y elegirás la vida", Revista La Nación, domingo 27  de Marzo de 2005
http://www.lanacion.com.ar/689659-y-elegiras-la-vida

Schettini, Adriana”... Y Elegirás la vida”, Aguilar. Buenos Aires. 2005.

Entrevista a Adriana Schettini realizada por Alejandro Dubesarsky, publicada el 27 de Abril de 2005 en Itón Gadol

No hay comentarios:

Publicar un comentario